La Sostenibilidad de Concreto como beneficio para la Sociedad

04/09/2015 Índice Comentarios (0)

El uso del concreto juega un papel muy importante aunque casi siempre pase desapercibido.  El concreto es el material fabricado por el hombre más utilizado en el mundo y contribuye beneficios a la sociedad, tan importantes que, sin él muchas de las cosas que vemos cotidianamente, no existirían. Como por ejemplo, los colegios, hospitales, edificios altos, puentes, túneles, sistemas de alcantarillado, aceras, pavimentos, departamentos, presas, etc.

El concreto es tan vital para el desarrollo de productos y sistemas, que se puede utilizar en edificios ecológicos de bajo consumo y aún así, seguirán siendo más duraderos. Hoy en día, el concreto con su resistencia, durabilidad y excelente masa térmica, debería ser un componente clave en eco-edificios para así extenderse a lo largo del futuro.

La Cement Sustainability Initiative (CSI) por sus siglas en inglés, ha creado un nuevo grupo de trabajo para explorar las cualidades del concreto que contribuya a una sociedad más sostenible.

 

Características del Concreto

Resistencia y Durabilidad

Por su resistencia, se utiliza en la mayoría de los edificios, puentes, túneles y presas. Gana resistencia con el tiempo y no se debilita por la humedad, el moho o plagas. Las estructuras de concreto pueden soportar desastres naturales tales como: terremotos y huracanes. Un ejemplo claro son los edificios romanos con más de 1.500 años de antigüedad como El Coliseo, qué aún continúa de pie a pesar de los años gracias a la resistencia y durabilidad del concreto.

Versatilidad

El concreto se utiliza en edificios, puentes, presas, túneles, pavimentos con sistemas de alcantarillado, pistas e incluso carreteras.

Bajo Mantenimiento

El concreto, siendo inerte, compacto y no poroso, no atrae a los mohos ni pierde sus propiedades con el tiempo.

Costo Asequible

Si comparamos con otros materiales de construcción, por ejemplo, el acero, el concreto es menos costoso de producir y sigue siendo muy asequible y duradero.

Resistencia al Fuego

Es naturalmente resistente al fuego ya que el concreto forma una barrea altamente eficaz para la propagación del fuego.

Relativamente bajas Emisiones de CO2

Las emisiones de CO2 de concreto y la producción de cemento son relativamente pequeñas en comparación con otros materiales de construcción. El 80% de las emisiones de CO2 de edificios no son generados por la producción de los materiales utilizados en su construcción, mientras que en los servicios eléctricos de la edificación, las emisiones superan su ciclo de vida, por ejemplo la iluminación, calefacción y el aire acondicionado.

Eficiencia Energética en la Producción

La producción de concreto utiliza menor energía que la producción de otros materiales de construcción.

Un estudio citado por el National Ready Mixed Concrete Association (NRMCA), concluyó que la energía necesaria para producir una tonelada de concreto fue de 1,4 GJ /t en comparación con 39 GJ/ t de acero y 2GJ/ t para la madera.

Excelente Masa Térmica

Los muros de concreto y suelos son lentos a la transferencia de calor, reduciendo los cambios de temperatura. Esto hace que también reduzca las necesidades de energía de calefacción o de aire acondicionado, adquiriendo un ahorro de energía durante todo el año sobre el tiempo de vida útil de un edificio.

Un estudio notificado por la NRMCA, encontró que las paredes de concreto reducen las necesidades de energía de una casa típica en más de un 17%.

Producción y Utilización Local

El gasto relativo de transporte terrestre, por lo general limita las ventas de cemento y concreto dentro de 300 km de un completo industrial. Muy poco de cemento y concreto se comercializa y se transporta internacionalmente. Esto economiza significativamente la producción de emisiones durante el transporte de CO2.

Efecto Albedo

El alto efecto “albedo” (cualidades reflexivas) del concreto usado en pavimentos y paredes de la edificación, significa que más luz se refleja y menos calor es absorbido, dando como resultado temperaturas más frías. Esto reduce el efecto “isla de calor urbano” que prevalece en las ciudades hoy en día, por lo tanto, reduce el uso de energía.

Comparte
© 1982 - 2022 ASOCEM. Reservados todos los derechos.